top of page
  • Foto del escritorRaquel Serrano

¿Qué es la ISO 14001 y cómo la puedes implementar en tu empresa?

Los sistemas de gestión medioambiental son una herramienta de gestión utilizada por las organizaciones para gestionar sus interacciones con el entorno de una forma planificada y sistemática. Optar por sistemas formales y normalizados supone una ayuda y estímulo para las empresas. En este post, te hablaré de uno de ellos: la norma ISO 14001.



Un sistema de gestión ambiental (SGA) es una herramienta que permite a una organización alcanzar el nivel de comportamiento ambiental que ella misma se ha fijado. A través de él, una empresa es capaz de identificar cómo afecta al medio ambiente con sus actividades para posteriormente implementar las medidas necesarias y así controlar los aspectos que puedan tener impactos significativos en el medio ambiente.


Una organización puede diseñar su propio SGA informal mediante programas internos. Sin embargo, es muy recomendable usar sistemas formales y que estén normalizados, por ejemplo mediante la ISO 14001 o el Reglamento EMAS. Estas normas, ambas voluntarias, proporcionan medidas complementarias a la legislación, determinan los requisitos para la implantación de un SGA y supone una ayuda y estímulo para las empresas. A continuación nos centraremos en la ISO 14001.


¿Qué es la norma ISO 14001 y para qué sirve?

La ISO 14001 es seguramente el conjunto de requisitos más utilizado a nivel internacional para diseñar un sistema de gestión medioambiental. Esta norma internacional se publicó por primera vez en 1996 “con el fin de que el marco que regule la certificación de los SGA se cree a nivel internacional, evitando las diferencias que pudieran surgir de la aplicación de dichas normas en los distintos países”.


Desde entonces, la norma se ha actualizado en diversas ocasiones. La versión actual se publicó en el 2015, utilizando la llamada “estructura de alto nivel”, un modelo con una estructura, textos y términos comunes a todas las normas de sistemas de gestión, independientemente de su ámbito de aplicación. De esta manera, los distintos sistemas de gestión, como pueden ser la ISO 14001, la ISO 9001 o la ISO 45001 pueden integrarse fácilmente, simplificando los procesos de una empresa.


El objetivo general de la norma ISO 14001 es apoyar la protección ambiental y la prevención de la contaminación atendiendo también a las necesidades socioeconómicas. Cada empresa, decide cuál es el nivel de desempeño ambiental y el objetivo que quiere conseguir, pero debe adquirir dos compromisos: el de mejora continua y el de evitar la contaminación.


Pese al esfuerzo y coste que esto pueda parecer al principio, implantar un sistema de gestión conlleva una serie de ventajas para la empresa. Si se hace además por medio de la norma ISO 14001, el esfuerzo podrá ser reconocido fácilmente y a nivel internacional.


¿Cómo implementar la norma ISO 14001 en las empresas?


Esta norma y sus requisitos se alinean con el método PDCA, denominado así por sus siglas en inglés Plan - Do - Check - Act (planificar - hacer - verificar - actuar). La particularidad de este método, es que es iterativo, es decir, lo puedes usar como un proceso continuo de mejora. En el caso de la ISO 14001, además, desde su actualización en 2015, esté método está enmarcado en el contexto propio de cada empresa y depende fuertemente de la implicación y liderazgo de la dirección.


Representación del ciclo PDCA

Es importante tener en cuenta que no hay una manera única de implantar una ISO 14001. A continuación, te voy a dar una visión general de este método PDCA y de cómo se aplica en la ISO 14001, pero cada empresa, según su actividad, tamaño, etc. , tendrá que atender a distintas cosas.


PLANIFICACIÓN

Lo primero de todo, habrá que identificar los aspectos ambientales significativos de la empresa y los requisitos legales y otros requisitos que la empresa considere necesarios. Se definirán así los riesgos y oportunidades y se establecerán los objetivos ambientales que quiere conseguir la empresa.


IMPLEMENTACIÓN

En esta segunda fase, la organización debe implementar los procesos que van a permitir cumplir con los requisitos legales, disminuir el impacto y alcanzar los objetivos ambientales. Para ello es importante que la organización identifique los recursos necesarios, la necesidad de formación del personal, establezca los canales de comunicación correctos y controle toda la información documentada.


VERIFICACIÓN

Es el momento de comprobar cómo está funcionando el sistema de gestión. Para ello se realizarán seguimiento, mediciones, análisis y una evaluación. Además la norma exige que se realicen auditorías internas. En esta fase se identificarán las no conformidades del sistema, tanto en el incumplimiento de los requisitos legales como de los requisitos que la empresa haya definido como necesarios.


ACCIÓN

En este último paso, se tomarán las acciones necesarias para solventar todas las no conformidades identificadas. Todo ello se reflejará en la siguiente ronda de planificación (no olvides, que se trata de un sistema de mejora continua).


¿Qué es lo que debes tener en cuenta al principio? La primera certificación


El concepto del método PDCA, en principio, es algo simple, incluso teniendo en cuenta que la norma exige ponerlo en el contexto de cada organización. Aunque es importante mantener un correcto funcionamiento y revisión del sistema, la dificultad principal la encontramos al definir e implantar el sistema de gestión medioambiental por primera vez.


  • ¿Cuáles son los requisitos legales que debe cumplir mi empresa?

  • ¿Cuál es el impacto medioambiental que genera mi empresa?

  • ¿Debo abordar todos los aspectos ambientales al mismo tiempo?

  • ¿Qué medidas y procesos debo implantar en la organización?

  • ¿Qué recursos voy a necesitar?

  • ¿Cómo voy a saber si lo estoy haciendo correctamente y si puedo obtener una certificación?


Estas son sólo algunas de las preguntas que seguramente estarán pasando por tu cabeza si todavía no tienes un sistema de gestión medioambiental en tu empresa, pero te gustaría obtener la certificación de la ISO 14001. ¿Es así? Una buena opción en estos casos, es contratar un servicio de consultoría que te ayude a implantar un sistema de manera eficaz, fiable, y sobre todo, adaptado a las necesidades y contexto de tu empresa.


Si eres una pequeña o mediana empresa y quieres mejorar tu compromiso medioambiental implantando la ISO 14001 pero no sabes muy bien cómo empezar, ponte en contacto conmigo para poder valorar, sin compromiso, cómo puedo ayudarte.


13 visualizaciones0 comentarios
bottom of page