top of page
  • Foto del escritorRaquel Serrano

9 sellos para reconocer moda sostenible

La industria textil genera una gran parte de la contaminación del planeta y ofrece unas condiciones de trabajo más que discutibles. Por eso muchas marcas comienzan a usar sellos y distintivos en sus etiquetas que permitan a las consumidoras y consumidores elegir opciones más sostenibles. ¿Sabes qué significa cada uno de los sellos?





Los sellos y certificaciones sobre prendas sostenibles nos ayudan a identificar aspectos tan importantes como el origen de las materias primas, en qué condiciones se han fabricado los tejidos, cómo se producen las prendas y la situación laboral de las personas que trabajan a lo largo de la cadena textil.


El problema es que hoy en día existen muchos sellos y es difícil saber qué significa cada uno de ellos y qué mejoras aportan. Además, muchas grandes marcas crean sus propias etiquetas lanzando mensajes con palabras como eco, bio, sostenibilidad, consciente, etc. que pueden confundirnos. Por eso hoy quiero mostrarte los más importantes y conocidos, y que de verdad demuestran un cambio en los procesos.



La cadena textil

Antes de nada, quizás es importante ponerte en contexto y que conozcas los pasos principales en la cadena de las prendas textiles. Están representados en la siguiente figura y te los cuento muy brevemente:



  • Obtención de materias primas y fibras: en función del tipo de material podemos encontrar el cultivo y recolección de algodón, lino, etc., la ganadería de animales para lana o cuero o la extracción de petróleo y procesos para crear fibras sintéticas.

  • Producción del hilo: una vez obtenida la materia prima y creadas las fibras textiles estas se convierten en hilos enrollados en bobinas.

  • Producción de los tejidos: en función del tipo de hilo y de tejido que se quiere obtener, se pueden usar distintas técnicas

  • Acabados: los tejidos pueden teñirse o pasar por distintos procesos que le den al tejido un acabado concreto; por lo general, este proceso requiere de mucha agua y sustancias químicas.

  • Confección y costura: los tejidos se cortan y cosen para crear las prendas

  • Venta de la prenda: una vez terminadas, las prendas viajan a su lugar de venta


Todos y cada uno de estos pasos generan graves impactos ambientales y sociales. También es importante destacar que debido a la globalización, cada uno de estos pasos se realiza en un país distinto, lo que genera una gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero sólo con el transporte. Si te interesa este tema puedes leer un poco más aquí.


Los sellos

Bien, ¡comencemos! Primero veremos los sellos que se centran sólo en alguna de las partes de la cadena (Fair Wear, Fairtrade Cotton, BCI y Bluesign) y posteriormente los que incluyen toda la cadena (GOTS, Made in Green e IVN). Los dos últimos son sellos para temas muy concretos de la producción (Standard 100 y Cradle to Cradle).


Fair Wear

Este sello se centra únicamente en los aspectos sociales del proceso final de confección, por lo que no podemos saber qué ha ocurrido en procesos anteriores (origen de la materia prima, creación de tejidos, tintes…). Lo otorga la fundación Fair Wear, cuyo objetivo es garantizar unas condiciones dignas a las personas que trabajan en la industria de la moda.


No es un certificado como tal, sino una filiación, en la que sólo empresas que cumplen ciertos requisitos son aptas para pertenecer a esta red. Estas empresas pueden usar cualquier tipo de fibras, no es necesario que sean fibras naturales.



Fairtrade Cotton

Fairtrade es una organización que promueve las relaciones comerciales justas entre pequeños productores de distintas materias primas y consumidores a nivel internacional. En el caso de Fairtrade Cotton, de los productores de algodón. El sello garantiza unas condiciones de trabajo justas en las que los agricultores reciben unos precios mínimos por su algodón.


Tiene un fuerte componente social, sin embargo también tiene en cuenta aspectos ecológicos, ya que el uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos está restringido, y la ingeniería genética está prohibida. Aunque promueve la conversión hacia el cultivo ecológico, este sello no implica que sea algodón orgánico 100%.


Los textiles que llevan este sello deben estar fabricados con algodón 100% certificado por Fairtrade.



Better Cotton Initiative – BCI

Better Cotton es una iniciativa que podríamos comparar con el sello de Fairtrade Cotton, ya que promueve la sostenibilidad del cultivo de algodón, ayudando a las comunidades algodoneras a sobrevivir y prosperar, protegiendo y restaurando el medio ambiente.


No asegura un origen orgánico del algodón, pero sí busca una mejora tanto ecológica como social en su cultivo.



Bluesign

Este sello se centra principalmente en la reducción de los impactos ecológicos a lo largo de la cadena de producción de los tejidos: consumo de agua, consumo de energía, emisiones de gases de efecto invernadero, consumo de productos químicos y residuos. Está especializado en el tratamiento y evaluación de los productos químicos


Bluesign no excluye ninguna fibra: se puede certificar todo, desde las fibras naturales hasta las sintéticas, pasando por los productos reciclados. Esto complica el reciclado textil.



GOTS

Se trata de uno de los sellos más conocidos y extendidos en el ámbito textil. Seguramente lo habrás visto. Su certificación comienza en la recolección del algodón o lana y la obtención de la fibra y se extiende por todos los procesos hasta el final de la cadena. Aunque no certifica el cultivo, si que exige partir de un mínimo de 70% de fibras de origen orgánico certificado.


Sus requisitos son tanto sociales como ambientales y son relativamente altos, aunque no son los más exigentes. Aun así, se trata de un muy buen comienzo y muy realista para que las empresas del sector textil se adapten, y esperamos que las exigencias de los criterios sigan aumentando.


Hasta un 30% de las fibras pueden ser de materiales sintéticos, como el poliéster reciclado. Por tanto, las prendas de fibra mixta pueden llevar el sello GOTS, pero no son ni biodegradables ni realmente reciclables. Existe un nivel superior: "Organic GOTS", en donde al menos el 95% de las fibras son naturales y orgánicas.



Made in Green by OEKO-TEX

Es un sello algo más reciente que GOTS, y todavía menos conocido pero con requisitos más estrictos. Abarca aspectos sociales y ambientales, desde los productos químicos hasta la gestión medioambiental y de calidad, pasando por la seguridad laboral, a lo largo de toda la cadena, incluido el origen de la fibra. Los productos finales se someten a pruebas de sustancias nocivas de acuerdo con la norma Oeko-Tex 100 (ver más adelante)


Además de las fibras naturales, Made in Green también permite los tejidos reciclados y mezclados, lo que limita igualmente la circularidad de la ropa.



NATURTEXTIL IVN zertifiziert BEST

Es un sello que certifica toda la cadena de producción textil, desde el cultivo de las fibras hasta el producto final, tanto en términos de normas ecológicas como de responsabilidad social. Es además el sello con los requisitos más estrictos que existe: todos los productos químicos importantes están prohibidos a lo largo de toda la cadena y define estrictas normas sociales para el cultivo y los procesos.


Naturtextil IVN sólo admite fibras naturales de cultivo ecológico totalmente biodegradables. Se excluyen todos los materiales sintéticos, incluidas las fibras mixtas, que son difíciles de reciclar. Este sello es realmente difícil de encontrar.



STANDARD 100 by OEKO-TEX

Es un sello muy extendido y que da lugar a una confusión muy grande, ya que no se trata de prendas con fibras de origen ecológico. Su objetivo es comprobar que no quedan sustancias tóxicas en el producto final, aunque es cierto que con unos requisitos considerablemente altos.


Standard 100 es muy bueno para asegurar que el producto no daña la salud de la persona que lo lleva. Sin embargo, no se examina la cadena de producción textil. No sabemos en qué condiciones se han hecho las prendas. Por eso, lo ideal es verla con algún otro sello que haya controlado el proceso de producción completo.


Se puede aplicar a cualquier tipo de fibra, no sólo a las fibras naturales.


Cradle to cradle Certified

Aunque se evalúan criterios sociales, medioambientales y el uso de tóxicos, la certificación Cradle to Cradle está enfocada principalmente a crear productos que sean completamente reutilizables sin generar ningún tipo de residuo.


No se excluye ningún tipo de fibra, sino que cada una se evalúa meticulosamente desde el punto de vista toxicológico. Y cuanto más limpia y reciclable sea la fibra, más alta será la certificación.


Tomar mejores decisiones está en tus manos

El sector de la industria textil es el segundo más contaminante del mundo, después de la industria petrolera. Consumir moda debería ser por lo tanto un acto meditado, en el que se analice qué productos se han fabricado en mejores condiciones y han generado un menor impacto medioambiental. Para mí, el primer paso para ser sostenible en la moda es comprar menos y mejor. Y en el caso de que quieras comprar algo nuevo, guiarte con estos sellos te ayudará a tomar mejores decisiones.


¿Qué otros sellos conoces?



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentarze


bottom of page